Lo Que Debe Funcionar para Prevenir Accidentes de Tránsito

Las 4 Rutas más Seguras en América Latina
Octubre 4, 2018

Lo Que Debe Funcionar para Prevenir Accidentes de Tránsito

En este artículo te damos una guía rápida con lo que debes revisar para evitar al máximo infortunios al conducir.

El manual de usuarios, tómate tu tiempo para leerlo y familiarizarte con el funcionamiento de tu vehículo, su desempeño y el mantenimiento que requiere. En este manual podrás conocer sobre el siguiente punto.

Los fluidos: Es importante que sepas qué tipo de refrigerante debes utilizar y que te propongas revisarlo constantemente, ya que si no se mantiene en los niveles recomendados puede causar recalentamiento y otras fallas considerables.

Lo mismo debe hacerse con el Aceite: verificar el tipo que se debe utilizar y cada cuanto tiempo debe cambiarse y cuanto tiempo debe cambiarse. Según los distintos manuales, esto varía entre cada 5.000 a 10.000 kms. Mantener el nivel es indispensable porque la falta de aceite puede causar daños irreversibles al motor. Cuando realices el cambio de aceite, aprovecha de cambiar los filtros. Para estar seguro de todo lo relacionado con los fluidos de tu carro.

Correas y mangueras del motor: es importante revisar su estado porque si estas se encuentran en mal estado puede haber fugas o, en el peor de los casos, pueden romperse, lo que podría fundir el motor. Además, si vas rodando y una correa se rompe, puedes chocar u ocasionar la colisión de otros vehículos. En los manuales también se indica cada cuanto tiempo debe cambiarse las correas, como la de los tiempos, por ejemplo.

La batería: esta pieza suele tener una duración que oscila entre los dos a tres años. Es importante que no la sobrecargues con conexiones de equipos que demanden exceso de energía, como equipos de sonido o cornetas.

Vigila: no dejar las luces interiores encendidas y evita utilizar el equipo de sonido o el aire acondicionado cuando estás estacionado. Su cuidado también dependerá del tipo de batería que hayas adquirido.

Las luces: debes chequear su funcionamiento constantemente, tanto las de stop como las delanteras y las de retroceso. Cuando manejas de noche, una luz dañada puede desconcertar a otro conductor, quien podría confundir tu vehículo con una motocicleta o, en caso de que estuvieses detenido y te fallarán las luces de freno, no podría verte a tiempo, lo que podría ocasionar un accidente.

Mantenimiento de cauchos:
Los cauchos: son pieza fundamental de tu vehículo. Debes mantener la presión que recomienda el fabricante, revisarlos al menos una vez por semana para garantizar que no tengan protuberancias o desgaste y agendar oportunamente de su alineación.

Si vives en un lugar donde las calles no se encuentran en buen estado o si recorres muchas distancias, es aconsejable hacerlo cada 10.000 Kms. Lo mismo ocurre con el sistema de suspensión.

Estos detalles son importantes porque, por ejemplo, si un caucho tiene mayor presión de la que requiere, podría estallar mientras circulas y eso podría hacer que perdieras el control.

Prevenir es, como bien sabemos, el primer paso para no tener algo que lamentar y , en lo que respecta a tu vehículo, dicha prevención comienza por revisar periódicamente las partes claves para su funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *